Sucesos como los terremotos de Atenas (1981), los Ángeles (1994) e Hyōgo  (1995) provocaron un aumento de entre dos y cinco veces las muertes no traumáticas debido a problemas cardiovasculares. Y en los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York lo que las autoridades sanitarias detectaron fue un incremento en el número de disparos de los desfibriladores cardíacos automáticos implantados en pacientes para restablecer su actividad cardíaca, la pregunta surge: ¿es el estrés un nuevo factor de riesgo cardiovascular?

Para el Texas Heart Institute, los factores de riesgo cardiovascular se dividen en dos grupos: los principales, aquellos cuyo efecto de aumentar el riesgo cardiovascular ha sido comprobado (hipertensión arterial, colesterol elevado…), y los contribuyentes, aquellos que pueden dar lugar a un mayor riesgo cardiovascular pero cuyo papel exacto no ha sido definido todavía. En esta categoría entrarían las hormonas sexuales, los anticonceptivos orales y, por supuesto, el estrés.

 

Algunos factores detonantes del estrés psicosocial pueden ser:

  • Nivel socioeconómico bajo, definido como el nivel educativo bajo, ingresos bajos, ocupación laboral de bajo nivel o residir en zonas pobres confiere un alto riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • La falta de apoyo social.
  • El estrés laboral, el estrés crónico en el trabajo como largas jornadas laborales, sobrecarga de horas extra, alta exigencia psicológica, maltrato, puede ocasionar enfermedad del corazón en los varones a edades tempranas; y puede significar un riesgo igual para el resto de la familia.
  • Factores familiares, la pérdida de un familiar importante aumenta el riesgo de infarto en un 21%.
  • La hostilidad, derrota u otros episodios graves, es un rasgo de personalidad caracterizado por gran desconfianza, rabia y tendencia a iniciar relaciones agresivas y de mala adaptación social. Un metanálisis ha confirmado que la ira y la hostilidad se asocian a un aumento pequeño pero significativo del riesgo de eventos CV (cardiovasculares) en la población tanto sana como en personas que ya han sufrido de eventos del corazón.
  • La depresión, la gente que esta socialmente aislada o desconectada tiene un riesgo  elevado de sufrir enfermedad del corazón y morir prematuramente.

Las personas con estrés psicosocial, asocian otros hábitos de vida poco saludables como  el consumo de alimentos no sanos, tabaquismo y menos actividad física y la baja adherencia a las recomendaciones de consumo de medicamentos y cambios en la alimentación y actividad física. Por si fuera poco lo anterior, la depresión y el estrés también generan trastornos en el sistema nervioso que controla las reacciones de las vísceras de nuestro cuerpo como el corazón que acarrea latidos muy rápidos o anormales, el estomago que puede modificar los patrones digestivos, intestinales modificando los patrones defecatorios, afecta también a los pulmones y por ende la respiración. También se pueden notar cambios en los sistemas hormonales o endócrinos que dependen de la parte del cerebro que se conoce como hipófisis la cual hace reacciones junto al hipotálamo siempre parte del cerebro (eje hipófisis hipotálamo) esto ocasiona cambios conocidos en la práctica cardiometabólica como “procesos inflamatorios” que pueden dañar la parte de las arterias que está más cerca de la sangre llamada endotelio y es allí donde ocurren los infartos y derrames cerebrales.

 

Síntomas de alarma:

  • Dolores frecuentes de cabeza, musculares y viscerales.
  • Fatiga habitual.
  • Aumento en la temperatura corporal.
  • Sudoración continua.
  • Molestias gastrointestinales (diarrea, indigestión).
  • Sarpullidos.
  • Sequedad de la boca y garganta.
  • Alimentación excesiva.
  • Consumo de tóxicos.
  • Insomnio.
  • Tics nerviosos, irritabilidad, pánico, déficit de concentración y memoria, miedos, fobias, mal humor.
  • Sensación de fracaso.
  • Disfunción sexual.
  • Problemas laborales.
  • Conducta antisocial.

 

Tengo mucho estrés, ¿qué hago?

Luego de saber las implicaciones del estrés en la salud, la indicación de evitar el estrés nos queda muy corta por no decir imposible, el punto seria, ¿cómo aprendo a vivir con el estrés de forma que no afecte a mi corazón?, el tratamiento debe ser abordado desde la esfera personal y social, en ocasiones puede necesitar apoyo de profesionales en psicología, lo básico es reconocerlo como un problema para darle tratamiento.

Ejercicio: muy pocas cosas son tan visibles como el movimiento, es muy importante en la formación de la autoimagen. Hallazgos de diversos estudios indican, por ejemplo, que los hombres mejoran su autoestima tras un programa de entrenamiento con pesas, acompañándose también de percepciones más positivas de la propia imagen corporal y de un incremento autoeficacia física, se recomienda  para mujeres ejercicios como el baile o clases guiadas. Investigaciones muestran que personas que disminuyen su actividad física, tienen más tendencia a la depresión que aquellos que lo mantienen a lo largo de los años; en este punto la meta seria practicar actividad física toda la vida.

Alimentación: cobra importancia la relación que se tiene con la comida, en momentos de estrés es posible refugiarse en ella, esta acción debe evitarse. Es necesario siempre hacer tiempo para comer y evitar alimentos estimulantes como el chocolate y el café, también alimentos ricos en azúcar la cual aumenta los niveles de neurotransmisores que inducen el estrés. Los alimentos reguladores del organismo son las frutas y verduras, un aporte de 5 frutas y verduras al día propone beneficios importantes.

Higiene del trabajo: situaciones como la interrupción laboral, bloqueo de la promoción, traslado involuntario, cambio de oficio u profesión, desempleo o prejubilación hacen parte de las situaciones que deben tener mecanismos de liberación de estrés, tales reacciones deben ser clasificadas según la importancia cualitativa de cada factor y de esa forma estimar en comparación a la salud. El principio de control de estrés en el trabajo es el llamado beneficio/ recompensa, debe buscarse actividades dentro del trabajo que representen una recompensa como juegos amistosos de fútbol o básquetbol luego de jornadas agotadoras, charlas de temas que permitan ampliar el pensamiento lejos de situaciones laborales por lapsos entre jornadas.

Sueño suficiente: dormir por lo menos 7 horas y de esas por lo menos 2 antes de la medianoche, si hay insomnio se deben aplicar técnicas de relajación como el baño con agua tibia, infusiones de hierbas relajantes como manzanilla, tila o lavanda; o estiramientos corporales.

Psicoterapia: técnicas de relación y respiración como el yoga, taichí o pilates.

Chequeo médico de rutina: su médico de cabecera puede ayudarlo con un test sencillo a saber si usted presenta estrés.

Motivación y actitud positiva: trabajar en ver la parte positiva del entorno, de esa forma será más alcanzable buscar soluciones a los conflictos del día a día, tomar la disciplina de ver el vaso “medio lleno en lugar de medio vacío”.

 

HORARIOS DE ATENCIÓN

SERVICIOS MÉDICOS /
LABORATORIO CARDIOVASCULAR

De lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

Sábado de 8:00 a.m. a 12:00 m.d.

LABORATORIO CLÍNICO

De lunes a viernes de 7:00 a.m. a 5:00 p.m.

Sábados de 7:00 a.m. a 12:30 m.d.

UBICACIÓN


mapa

CONTACTO

Teléfono: +(503) 2213-9400
Móvil (Whatsapp): +(503) 7862-6108

Dirección: Avenida Sierra Nevada y avenida Maracaibo, edificio XAYA 1er y 2do nivel, col. Miramonte, San Salvador

Derechos Reservados 2017.